Inicio  /  Artículos Regionales  /  Propiedades saludables de la...
01/08/2019

Propiedades saludables de la Proteína de Avena



La proteína es un importante macronutriente en la dieta y se requiere para satisfacer las necesidades nutricionales y para apoyar la salud y el bienestar (1). Este macronutriente es necesario para cumplir con los requisitos de nitrógeno de los humanos y proporcionar aminoácidos esenciales.


Los aminoácidos (AA) se clasifican como aquellos que no pueden ser sintetizados por el cuerpo (indispensables o esenciales) y aquellos que el cuerpo puede sintetizar (prescindibles o no esenciales)(1). La proteína es un componente estructural y funcional importante de los órganos, músculos, fluidos biológicos y hormonas. (1,2)


La proteína de avena, nombrada BIOVIT P-OAT, al igual que el grano de avena del cual proviene, contiene cantidades significativas de aminoácidos de cadena ramificada (BCAAs). Adicionalmente, la proteína de avena contiene más AA azufrados y triptófano que la proteína de chícharo; AA azufrados y valina que la proteína de soya; y tiene más aminoácidos indispensables que la proteína de trigo.


Ver Figura 1


 


BIOVIT P-OAT es un ingrediente proveniente del concentrado de proteína natural de avena, que puede ayudar a satisfacer la creciente demanda de los consumidores por productos que contienen avena y alimentos enriquecidos con proteínas.


Además de su contenido típico de proteína de 55%, la proteína de avena BIOVIT P-OAT contiene:


• Aproximadamente 16-19% de aceite de avena natural compuesto de:


· Principalmente ácidos grasos palmíticos, oleicos y linoleicos.


· Una alta concentración de ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico). Y una alta cantidad de ácidos grasos poliinsaturados (principalmente omega-6).


· Micronutrientes con propiedades antioxidantes, incluida la vitamina E (tocoferoles) y avenantramidas (polifenoles).


· Sin colesterol, ya que es una proteína de origen vegetal.


• Maltodextrinas de avena naturales (aproximadamente 20-24%).


• Una pequeña cantidad (2%) de fibra soluble de avena beta-glucanos.


 


La proteína de avena BIOVIT P-OAT tiene un gran sabor en comparación con otros aislados de proteínas.


Es un ingrediente de concentrado de proteína natural hecho de avena que puede ayudar a satisfacer la creciente demanda de los consumidores de alimentos y productos enriquecidos con proteínas que contienen avena.


BIOVIT P-OAT es amigable para los veganos y puede ser adecuado para alimentos sin gluten, según la receta y el nivel de uso, según la normativa local.


Debido a los nutrimentos anteriormente mencionados, el consumo de BIOVIT P-OAT otorga beneficios a la salud, como: ayudar a combatir la sarcopenia en adultos mayores, ayudar al mantenimiento y crecimiento muscular, ayudar al control de peso y saciedad y contribuir a la salud cardiovascular. A continuación se describirán cada uno de estos beneficios:


 


Sarcopenia:


Se define como la pérdida de masa libre de grasa (FFM por sus siglas en inglés), durante el desgaste muscular relacionado con la edad, puede comprometer las capacidades funcionales de los adultos mayores (3,4). Se ha demostrado que los BCAA atenúan el desgaste muscular, lo cual es importante en la prevención de la sarcopenia (5). La leucina dietética puede atenuar la pérdida de masa muscular y fuerza relacionada con la edad, y la suplementación con leucina específicamente, puede ser importante para preservar la masa muscular magra durante el envejecimiento (6).


Mantenimiento y crecimiento muscular:


La proteína dietética contribuye directamente para el mantenimiento de la FFM, que requiere diferentes niveles de proteínas a lo largo de las etapas de la vida y los niveles de actividad7,8. El mantenimiento de la masa muscular esquelética es importante en condiciones como la obesidad, la hiperlipidemia, enfermedad cardiovascular (ECV) y la diabetes tipo 2, esto debido a la función metabólica del músculo en el cuerpo (10-14). En adultos jóvenes (de 18 a 30 años), la suplementación con proteína de alta calidad y rica en leucina puede aumentar el desarrollo de masa muscular inducida por el ejercicio y conducir a ganancias de fuerza en mayor medida en comparación con otras fuentes de proteína (9,8,15-16). Además, se ha demostrado que la suplementación con mezclas de aminoácidos ricas en leucina mejora la fuerza y la función física y aumenta la masa muscular en ancianos (9,17). Cuando se combina con el ejercicio, la ingesta de proteínas ayuda a aumentar la síntesis muscular, ayudando así a la acumulación de proteínas musculares (15). Esto aumenta la respuesta de construcción de proteínas musculares más que cualquiera de los estímulos solos (15).


El consumo de proteínas apoya y mantiene la masa muscular; sin embargo, la actividad física puede aumentar las demandas de consumo de proteínas. La leucina es un regulador directo de la síntesis de proteína muscular (MPS) a través de la activación de la vía mTOR, una señal celular conocida por estimular la producción de proteínas musculares (9,6). Además, los BCAAs leucina, isoleucina y valina compone 14-18% de los aminoácidos totales que se encuentran en la proteína del músculo esquelético y todos estos aminoácidos son necesarios para mantener la salud muscular (6). Se ha demostrado que la leucina, junto con la isoleucina y la valina, estimulan la MPS cuando se administraron por medio de una bebida que contiene proteínas a hombres jóvenes (18). Después del ejercicio, la ingesta repetida de 20g de proteína de alta calidad que contiene leucina también se ha demostrado que proporcionan un estímulo de construcción muscular máxima durante el período de recuperación (19).


Control de peso y saciedad:


La obesidad sigue siendo un problema importante de salud pública a nivel mundial y puede mejorarse a través del consumo de proteínas en la dieta (20,21). Si bien, el balance energético es clave para el control de peso, la investigación científica sugiere que una dieta rica en proteínas de alta calidad es una estrategia dietética para ayudar en la saciedad postprandial aguda y, por lo tanto, ayudar con el mantenimiento del peso (7,13-14, 22-24). Las dietas altas en proteínas han tenido éxito en la preservación de la masa corporal magra durante la pérdida de peso (14,23,25), y las


Dietas donde se utilizan reemplazos de comida que proporcionan alto contenido de proteínas con grasa moderada se ha demostrado que ayudan en el mantenimiento del peso (26). En el contexto de la reducción de calorías, una revisión reciente encontró que una ingesta de proteínas de 0.8-1.2 g/Kg de peso corporal por día es suficiente para mantener la saciedad, el gasto de energía y la FFM independientemente del contenido de carbohidratos en la dieta (7).


El contenido proteico de la dieta durante mucho tiempo ha sido reconocido por su efecto en la ingesta de alimentos, esto debido a que las dietas altas en proteína pueden promover la saciedad y se asocian con una ingesta reducida de calorías (14,13,24,27-30). Algunas investigaciones apoyan que una mayor ingesta de proteínas (25% de la energía total) es efectiva para el control del apetito y la saciedad en hombres obesos y con sobrepeso durante la pérdida de peso inducida por hipocaloría (31). Además, una investigación reciente mostró que cuando las adolescentes con sobrepeso y obesas consumían una comida de desayuno rica en proteínas (35 g de proteína), hubo una reducción significativa en los antojos de alimentos salados durante cuatro horas (29).


Después de la revisión bibliográfica anterior, se puede concluir que la proteína es una parte importante de la dieta y desempeña un papel esencial en los componentes estructurales y funcionales del cuerpo. La proteína de avena BIOVIT P-OAT, como el grano de avena de la que proviene, contiene cantidades significativas de aminoácidos indispensables en la dieta, en particular los BCAA: leucina, isoleucina y valina que son importantes para el crecimiento y reparación muscular en personas de todas las edades.



Autor:
M. en C. Dunia López Barrera.
Jefe de Investigación y Desarrollo, Granotec México.


 


 


Fuentes:


1 Boye J, Wijesinha-Bettoni R, Burlingame B. Protein quality evaluation twenty years after the introduction of the protein digestibility corrected amino acid score method. Br J Nutr 2012, 108 Suppl 2:S183-211. 2 Fleddermann M, Fechner A, Rossler A, Bahr M, Pastor A, Liebert F, Jahreis G. Nutritional evaluation of rapeseed protein compared to soy protein for quality, plasma amino acids, and nitrogen balance—a randomized cross-over intervention study in humans. Clin Nutr 2013, 32:519-526.


3 Schonfeldt HC, Gibson Hall N. Dietary protein quality and malnutrition in Africa. Br J Nutr 2012, 108 Suppl 2:S69-76.


4 Beasley JM, Shikany JM, Thomson CA. The role of dietary protein intake in the prevention of sarcopenia of aging. Nutr Clin Pract 2013, 28:684-690.


5 Ribeiro SM, Kehayias JJ. Sarcopenia and the analysis of body composition. Adv Nutr 2014, 5:260-267. 6 Manders RJ, Little JP, Forbes SC, Candow DG. Insulinotropic and muscle protein synthetic effects of branched-chain amino acids: potential therapy for type 2 diabetes and sarcopenia. Nutrients 2012, 4:1664-1678.


7 Martens EA, Westerterp-Plantenga MS. Protein diets, body weight loss and weight maintenance. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2014, 17:75-79.


8 Phillips SM. Dietary protein requirements and adaptive advantages in athletes. Br J Nutr 2012, 108 Suppl 2:S158-167.


9 Breen L, Phillips SM. Skeletal muscle protein metabolism in the elderly: Interventions to counteract the ‘anabolic resistance’ of ageing. Nutr Metab (Lond) 2011, 8:68.


10 Dideriksen K, Reitelseder S, Holm L. Influence of amino acids, dietary protein, and physical activity on muscle mass development in humans. Nutrients 2013, 5:852-876.


11 Wolfe RR. The underappreciated role of muscle in health and disease. Am J Clin Nutr 2006, 84:475-482.


12 Hu FB. Plant-based foods and prevention of cardiovascular disease: an overview. Am J Clin Nutr 2003, 78:544S-551S.


13 Leidy HJ. Increased dietary protein as a dietary strategy to prevent and/or treat obesity. Mo Med 2014, 111:54-58


14 Keller U. Dietary proteins in obesity and in diabetes. Int J Vitam Nutr Res 2011, 81:125-133.


15 Hartman JW, Tang JE, Wilkinson SB, Tarnopolsky MA, Lawrence RL, Fullerton AV, Phillips SM, et al. Consumption of fat-free fluid milk after resistance exercise promotes greater lean mass accretion than does consumption of soy or carbohydrate in young, novice, male weightlifters. Am J Clin Nutr 2007, 86:373-381.


16 Millward DJ. Knowledge gained from studies of leucine consumption in animals and humans. J Nutr 2012, 142:2212S-2219S.


17 Scognamiglio R, Testa A, Aquilani R, Dioguardi FS, Pasini E. Impairment in walking capacity and myocardial function in the elderly: is there a role for nonpharmacologic therapy with nutritional amino acid supplements? Am J Cardiol 2008, 101:78E-81E.


18 Churchward-Venne TA, Breen L, Di Donato DM, Hector AJ, Mitchell CJ, Moore DR, et al. Leucine supplementation of a low-protein mixed macronutrient beverage enhances myofibrillar protein synthesis in youngmen: a double-blind, randomized trial. Am J Clin Nutr 2014, 99:276-286.


19 Areta JL, Burke LM, Ross ML, Camera DM, West DW, Broad EM, et al. Timing and distribution of protein ingestion during prolonged recovery from resistance exercise alters myofibrillar protein synthesis. J Physiol 2013, 591:2319-2331.


20 World Health Organization. Proteins and Amino Acids in Human Nutrition. WHO/FAO/UNU Expert Consultation. World Health Organ Tech Rep 2007, 935.


21 Davidenko O, Darcel N, Fromentin G, Tome D. Control of protein and energy intake - brain mechanisms. Eur J Clin Nutr 2013, 67:455-461.


22  Batterham RL, Heffron H, Kapoor S, Chivers JE, Chandarana K, Herzog H, et al. Critical role for peptide YY in protein-mediated satiation and body-weight regulation. Cell Metab 2006, 4:223-233.


23 Santesso N, Akl EA, Bianchi M, Mente A, Mustafa R, Heels-Ansdell D, Schunemann HJ. Effects of higher- versus lower-protein diets on health outcomes: a systematic review and meta-analysis. Eur J Clin Nutr 2012, 66:780-788.


24 Veldhorst M, Smeets A, Soenen S, Hochstenbach-Waelen A, Hursel R, Diepvens K, Lejeune M, Luscombe-Marsh N, Westerterp- Plantenga M. Protein-induced satiety: effects and mechanisms of different proteins. Physiol Behav 2008, 94:300-307.


25 Soenen S, Martens EA, Hochstenbach-Waelen A, Lemmens SG, Westerterp-Plantenga MS. Normal protein intake is required for body weight loss and weight maintenance, and elevated protein intake for additional preservation of resting energy expenditure and fat free mass. J Nutr 2013, 143:591-596.


26 Soeliman FA, Azadbakht L. Weight loss maintenance: A review on dietary related strategies. J Res Med Sci 2014, 19:268-275.


27 Davidenko O, Darcel N, Fromentin G, Tome D. Control of protein and energy intake - brain mechanisms. Eur J Clin Nutr 2013, 67:455-461.


28 Journel M, Chaumontet C, Darcel N, Fromentin G, Tome D. Brain responses to high-protein diets. Adv Nutr 2012, 3:322-329.


29 Hoertel HA, Will MJ, Leidy HJ. A randomized crossover, pilot study examining the effects of a normal protein vs. high protein breakfast on food cravings and reward signals in overweight/obese “breakfast skipping”, late-adolescent girls. Nutr J 2014, 13:80. 30 Ortinau LC, Hoertel HA, Douglas SM, Leidy HJ. Effects of high-protein vs. high- fat snacks on appetite control, satiety, and eating initiation in healthy women. Nutr J 2014, 13:97.


31 Leidy HJ, Tang M, Armstrong CL, Martin CB, Campbell WW. The effects of consuming frequent, higher protein meals on appetite and satiety during weight loss in overweight/obese men. Obesity (Silver Spring) 2011, 19:818-824.

Déjenos su comentario

Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
COMPLETE
INGRESE UN MAIL VÁLIDO
COMPLETE
Gracias. Su comentario aparecerá a la brevedad.
Últimos comentarios